CASO VINICIUS Jr. – ¿Es posible erradicar el Racismo en el futbol?

Dentro de los delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la constitución, se encuentras el llamado “delito de Odio”, delito con especial trascendencia a raíz de los hechos acontecidos en el partido de futbol que disputaba el Real Madrid en Mestalla, el campo del Valencia CF, con el jugador Vinicius Jr.


En nuestro despacho, Bufete Carmona – Abogados
, vamos a tratar de dar respuesta a los interrogantes que nos podemos hacer en relación a este ilícito comportamiento, ¿cuándo cometemos el delito?, ¿Qué condena recae sobre los autores?, etc. ¿Puedo entrar en prisión por menospreciar a una persona por razón de su raza?. La respuesta es tajante, ABSOLUTAMENTE. Para ello, lo primero que tenemos que saber es lo que tipifica nuestro Código Penal. Establece el Art. 510 del Código Penal, Artículo 510

  1. Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses:
    a) Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquel, por motivos racistas, antisemitas, antigitanos u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, aporofobia, enfermedad odiscapacidad.

¿Cuándo se comete el delito?


Se deduce que el comportamiento susceptible de reproche penal, podría ser, el cometido por cualquier persona que lleve a cabo una conducta tendente a fomentar públicamente al odio por motivos racistas, sin más. La última modificación, la que opera desde el 14/07/2022, castiga comportamientos contra grupos que con la redacción anterior quedaban sin amparo, tales como, la etnia gitana y la aporofobia, desprecio hacia el pobre.

¿A quién debe ir dirigido?, ¿debo hacerlo con intención?

Para que se cometa el delito debe :


1.-) El elemento nuclear del hecho delictivo consiste en la expresión de epítetos, calificativos, o expresiones, que contienen un mensaje de odio que se transmite de forma genérica.
2.-) Basta solo, con la generación de un peligro, para la persona ofendida o para la sociedad.
3.-) Debe proferir expresiones que, por su gravedad, hiera sentimientos comunes a la ciudadanía.
4.-) Muy importante, no requiere de un dolo especifico, es decir, no requiere que tengamos la intención o no, de causar un mal.


¿Nos puede amparar en este caso la libertad de expresión?


La respuesta es rotunda, NUNCA. Aunque la libertad ideológica y la libertad de expresión protegen la libre expresión de las ideas, incluso rechazables y molestas para algunas personas, en ningún caso tales libertades pueden dar cobertura al
menosprecio y el insulto contra personas o grupos, o la generación de sentimientos de hostilidad contra ellos.


¿Qué pena conlleva el delito de odio?

Este delito está establecido en el artículo 510 del Código Penal, en el que se establece que el castigo para quienes promuevan la discriminación, el odio o la violencia contra una minoría sea de pena de prisión de uno a cuatro años y una multa de 6 a 12 meses.


¿Es posible erradicar el racismo?


Evidentemente, una aplicación, sin restricciones, de la literalidad de este artículo promueve su mesura. Se trata de un comportamiento que lleva a aparejada una pena de prisión que puede ir de 1 a 4 años de privación de libertad y además una pena de multa, cuantiosa, todo ello en función de determinadas circunstancias, daño causado, a que personas, el medio utilizado para difundir el menosprecio o la reincidencia, pero es un delito por el que fácilmente, cualquiera, puede entrar en prisión. En este caso, la violencia y el racismo en el futbol debe y puede ser perseguida sin paliativos, más aun con la ayuda de los medios informáticos con los que se cuenta, pero para ello, los equipos debe proveerse de los medios necesarios, como requisito necesario para poder disputar una competición.

La conciencia social de que, en esta sociedad no deben tener cabida ciertos comentarios, cada vez más patente pero, sobre todo, el castigo duro que la aplicación del Código Penal promueve ante este tipo de comportamientos, hace, sin lugar a
dudas, que esta conducta, al menos se mitigue en el tiempo. Pueda servir como ejemplo, el conducir con los efectos del alcohol, comportamiento este que se había convertido en algo habitual, pero el endurecimiento de las penas, ha
disminuido, no erradicado, este tipo de conductas.
En los próximos días iremos conociendo los pormenores de la investigación que se viene impulsado desde las distintas fiscalías para la detención de los autores de los hechos contra el jugador, y estaremos pendiente tanto de la instrucción como de las diligencias de investigación que se practiquen en el seno del procedimiento penal iniciado, pero no descartamos un castigo ejemplarizante dada la entidad de los hechos, el medio, la publicidad, el daño causado, y en su caso, la existencia de antecedentes penales de los acusados.


Si tiene alguna duda en relación a este artículo, puede consultarnos al teléfono del despacho Bufete Carmona – Abogados, telf.. 952 70 06 86.